Cómo ponerse un fular grande, el complemento ideal para el frío

Marzo 13, 2017Uncategorized Standard

Ir a la última no está reñido con vestirse con ropa cómoda que te mantenga bien abrigada, antes al contrario. A veces nos da por pensar que es más fácil vestirse con estilo en verano y durante los primeros meses del año miramos con nostalgia esos pantalones cortos tan vistosos, esas camisetas de tirantes que nos sientan tan bien, las gafas de sol, las chaquetitas de entretiempo. Pero sacarle el máximo partido a los complementos de invierno también puede ser muy divertido. Los guantes, las bufandas, los gorros de lana, las botas altas y los jerseys de punto tienen muchísimo encanto. Si me acompañas, a lo largo de este post vamos a aprender cómo ponerse un fular grande para sacarle el máximo partido.

 

El fular grande es una prenda muy versátil

 

En los últimos inviernos hemos visto por las calles y en los blogs de moda las famosas bufandas manta, de todas las formas y colores pero siempre calentitas y cargadas de estilo. Sus posibilidades son infinitas, la originalidad de cada una dará sus frutos sobre cómo ponerse un fular grande. Lo que está claro es que este complemento invernal está de moda y no tiene pinta de querer irse de nuestros armarios por ahora. Para ir abriendo paso en tu imaginario a estas enormes bufandas, te dejamos con un vídeo del canal The Fashion Room que explica algunos de sus usos más simples y una introducción a los nudos sencillos.

 

 

Creatividad invernal: cómo ponerse un fular grande

 

No tiene sentido tratar de hacer una lista que incluya todas las ideas de cómo ponerse un fular grande, porque ya se ha visto de todo en los diferentes blogs de moda y las marcas más conocidas también lanzan a menudo nuevas fotografías que nos muestran combinaciones y usos innovadores para estas bufandas. Pero lo que sí puede ser muy útil es intentar darte algunas ideas básicas que tú podrás luego reinventar una y otra vez. Pero antes de ponernos manos a la obra, coge tu fular grande favorito y prepárate para sacarle el máximo partido.

 

¿Te atreves con los nudos?

 

Debes saber que existen multitud de anudaciones similares a las de las corbatas que se pueden aplicar a tu bufanda grande, algunos muy simples y otros más desafiantes. Navegando por la red puedes encontrar muchas webs sobre moda en las que consultar vídeos e incluso infografías con diferentes nudos que darán una vida nueva a tus fulares. Recuerda que no todos son iguales, sobre todo debes elegir de antemano si quieres que el tuyo sea cuadrado o rectangular, dado que el efecto que crean es ligeramente distinto.

 

Cómo ponerse un fular grande

 

El truco de la improvisación

 

Para empezar, si eres de las que les gusta la sencillez y el look desenfadado, una buena idea es colocar tu fular abierto, por detrás de la nuca y cayendo por los hombros al estilo chal, sin anudar. De esta forma, el resultado sugiere improvisación, como si todavía estuvieses dentro de la tienda decidiendo si te lo llevas o no. Este estilo informal está presente en las fotos del día a día de muchas celebrities, las típicas imágenes que copan revistas y nos muestran a las más famosas del mundo yendo al centro comercial, a un bar o al supermercado. A veces al ver estas fotos nos planteamos: ¿Cómo lo hacen? ¿Por qué parece que han estado pensando qué ponerse durante horas… y a la vez que no? ¡El secreto está en los complementos!

 

 

fular grande

 

Cómo ponerse un fular grande y cuadrado

 

Has visto en una tienda esa bufanda grande con un estampado tan fantástico, pero, ¡oh, no! Es cuadrada. A veces nos vemos con un fular cuadrado en la mano y le damos vueltas y vueltas para acabar siempre con él hecho un lío y las puntas desigualadas. Que no te vuelva a pasar.
Puedes probar a atar tu fular a la vieja usanza, como se llevan las palestinas. Este estilo queda ideal sobre un jersey de lana de un color vistoso. El sectreto está en agarrar dos puntas contrarias y unirlas, formando un triángulo, para luego colocar estos dos brazos alrededor del cuello dejando caer el pico del triángulo hacia delante sobre el pecho. Verás que aporta un aire muy juvenil a tu estilo. O si no, una vez formado el triángulo, ¡prueba a colocártelo al contrario! Con la punta en la espalda y los extremos sobre el pecho. Ideal. Una manera que parte de la anterior, pero cuyo toque final es mucho más elegante y formal: una vez tienes la punta del triángulo sobre la espalda, enrosca alrededor del cuello los dos extremos y finalmente átalos entre sí con un nudo sencillo. El efecto es más recogido y lo puedes usar para ir a la oficina o a un evento nocturno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *